Busca la luz en los momentos de desesperación

Cuando crees que no hay salida, cuando no consigues ver la luz, cuando todo lo que te rodea es gris o negro…Debes tener paciencia y pensar que vendrán épocas mejores. Lo más importante es no rendirte nunca. La vida nos pone obstáculos continuamente, obstáculos que nos parecen imposibles de superar. Más nos equivocamos, siempre podemos esquivar esos obstáculos, necesitamos encontrar la energía interna y un acompañante que nos ayude en el camino.  

¿Cuántas veces me di por vencida? ¿Cuántas veces tiré la toalla? Y miradme ahora: valiente, fuerte, con el TOC controlado, feliz, enérgica, optimista, luchadora… 

Mi vida pasó por momentos de oscuridad, donde no sentía ilusión por absolutamente nada. Poco a poco la luz regresó, respiré hondo y me concentré en hallar esa voluntad que creía inexistente. Volví a ser yo misma: una luchadora innata. Esa fuerza de voluntad guiada por la persona correcta me mostró un nuevo camino: el camino de la libertad.  

Dicen que somos capaces de conseguir cualquier cosa que nos propongamos, el único obstáculo que nos impide avanzar es una carencia de motivación. En esos momentos debes preguntarte: «¿Quiero cambiar? ¿Quiero ser libre y feliz?» … La respuesta debe ser un rotundo sí. Por consiguiente, debes concienciarte de que tienes un nuevo propósito en la vida, como si estudiaras para aprobar un examen…En este caso el examen eres tú. Tu propósito es volver a sonreír, volver a vivir, volver a respirar, volver a soñar…